Aprocam: La mitad de lo que trasladamos son impuestos

Por MARTÍN GASTAÑAGA Periodista Diario El Ciudadano

Aprocam: La mitad de lo que trasladamos son impuestos

El transporte es uno de los costos de la economía cuya incidencia se traslada, invariablemente, a los precios. Señalado como uno de los factores que más inciden en la competitividad, el presidente de Aprocam, Daniel Gallart, explicó cómo se componen sus costos y qué debería hacerse para mejorar en este terreno.


En diálogo con CNN Radio Mendoza, el empresario señaló: “Nuestro sector no es formador de precios, no nos queda más alternativa que trasladar los insumos o los costos en la cadena hacia abajo”, y agregó: “¿Por qué digo esto?, porque casi el 50% de lo que trasladamos son impuestos, vía gasoil, ingresos brutos, impuesto al cheque, a las Ganancias, sellados, lo que quiera, entonces ahí tenemos que hacer el reclamo para reducir los costos logísticos. Reclaman por el alto costo logístico, pero nosotros es poco lo que podemos hacer, simplemente trasladamos, en un sector que está trabajando a pérdida”.

Si bien aclara que la situación puede tener variaciones de acuerdo a las diferentes regiones del país, con sus particularidades –por ejemplo, dentro de Mendoza no hay alta incidencia de los peajes, ya que hay solo una cabina en la provincia– señala respecto de los costos que “en términos generales podría decir que un tercio es combustible, otro tercio costo laboral, y en el otro tercio agrupamos todo el resto”. 

A la vez, Gallart resalta: “Tratamos de moderar toda esta relación a partir de cambios que se consiguieron en nuestra federación nacional, planteándole al sindicato una posición un poco más dura en la negociación, es imposible trasladar los aumentos que ellos pretenden (remunerativos, no remunerativos). La situación es complicada, y uno de los elementos más importantes que tenemos en nuestras empresas es el costo del personal y, por otro lado, reconocemos que el personal es capacitado, cuesta mucho tiempo formar un buen conductor, entonces tampoco lo podemos despreciar al recurso”.

En un país como la Argentina, donde el 92% o 93% de lo que se produce se transporta por camión, hablar de una competencia con el ferrocarril no tiene muchos visos de realidad. 

Pero también fue consultado sobre una posible competencia o complementariedad entre ambos sistemas. “Son modos complementarios, no competitivos. El cuestionamiento que haríamos desde nuestra cámara es que siempre nos reclaman con el costo logístico y nos comparan con el ferrocarril, pero parte de los impuestos al combustible que nosotros pagamos y forma parte de ese costo va a parar a la construcción de la infraestructura del ferrocarril. Entonces pedimos que si competimos no sea un sector libre contra un sector subsidiado por el Estado, como es el ferrocarril”, respondió Gallart.

Otro de los costos importantes tiene que ver con la falta de calidad de la infraestructura, tanto de carreteras como de servicios.

El presidente de Aprocam aclaró que “en algunos sectores hay algunas mejoras, pero otros son una calamidad. Por ejemplo, en el paso Pehuenche, que está habilitado pero le falta infraestructura, le falta conectividad con el resto del país; lo mismo con el paso Los Libertadores, que está burocratizado, es lerdo y debería estar integrado”.

Como se señaló al principio, el costo del transporte de cargas es de $44,30 el kilómetro, y esto se debe a un incremento durante febrero de este año, de un 0,7% con relación al mes previo, alcanzando un nivel un 58,8% por encima del nivel registrado en febrero de 2018 (base cargas generales, trayecto Mendoza-Buenos Aires).

El estudio a la vez señala que para marzo se proyecta un incremento de 6,8% mensual, como consecuencia del impacto del aumento salarial acordado para el mes (11%) y los recientes incrementos en precios de gasoil y peajes.

Teniendo en cuenta el acuerdo salarial de cierre de la paritaria 2018 (11% en marzo y 5,25% en mayo de 2019) y la evolución del dólar, según los contratos a futuro del ROFEX, y suponiendo una evolución del precio del gasoil (neto de impuestos) en línea con la evolución del dólar (sin cambios en precios internacionales del petróleo ni en precios internos de biocombustibles, con ajustes trimestrales por inflación en impuestos a combustibles líquidos y a dióxido de carbono), entre otros supuestos, el costo del autotransporte de cargas podría incrementarse otro 17,6% hasta junio de este año. 


Share |